martes, 7 de abril de 2015

Leyenda del Sagrado de Birmania



Síntesis histórica


1919

El primer Sagrado de Birmania entra a Francia.

Es una hembra llamada “Sita” en estado de preñez

Fueron mandados como regalo, un macho muerto en el camino, y dicha hembra, como agradecimiento al Mayor R. Gordón y Mr. Pavies, por los servicios prestados a los monjes del Templo durante las invasiones de los Bandidos de Siam, entre los años 1916-1919.

1920

De “Sita”, nace una lechigada de la que sobresale un ejemplo perfecto de la raza llamada “Poupee”. Esto ocurre en Niza.

1925

Se reconocen a los Sagrados de Birmania como Raza Pura en Francia por la F.F.F. (Federation Feline Francaise).

1933

Baudoin Crevoisier afirma en “Son altesse, le chat” que “aparte de la información recogida por el Mayor R. Gordón y Mr. Pavies, ningún otro documento da el origen exacto de los Sagrados de Birmania. De lo que si se puede estar seguro es que hubo un alto grado de consanguinidad y uso de otras razas, pues los Sagrados de Birmania descienden en Francia de aquella pareja mandada en 1919.

Baudoin Crevoisier principal criador de la raza en este momento y dueño del conocido Stud “Dieu D’Araken” y una hembra llamada “Poupee” cuya fotos existen en Francia actualmente, vendió este y otros machos y hembras a la Princesa Ratibor de Hohenhole por la increíble suma de 30.000 francos franceses, estos después pasaron a ser propiedad del Duque D’Aosta quien a su vez los transfirió a la Condesa Gririodi Panisera.

1936

En el otoño europeo de este año en el castillo de Francaville Bisio, cerca de Noire Ligure, el consecuente trabajo de la Condesa dio sus frutos naciendo varias lechigadas de Sagrados de Birmania que llegaron a ser los gatos mas codiciados del mundo en ese momento.

1944

Como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial casi todos los gatos de pedigrí desaparecen de Europa.

1945

El inicio de la raza Sagrados de Birmania de posguerra fueron cachorros nacidos de esta pareja: “Manou”, “Lon Saito”, “Diaipur”, “Sita I” y “Sita II” y nuevamente otra raza de pelo largo tuvo que usarse para garantizar la existencia de la raza.

1950

Al comienzo de esta década fueron producidas nuevamente lechigadas puras de Sagrados de Birmania.

1952

Mme. Poirier funda “De Crespieres Cattery” quien trabaja en cooperación con Mme. Gamichon propietaria de “Grandes Chapelles Cattery”, criadora de Himalayas.

1955

Se reconoce en forma oficial nuevamente como raza pura en Francia.

Mme. Marcelle Adams propietaria de “Madalpour Cattery” y presidenta de la Sociedad Feline Central de Paris y Mr. Baudoin Crevoisier propietario del criadero “Kaabaa” aparecen como los primeros criadores prominentes de la raza Sagrados de Birmania como raza de pura sangre.

1960

El primer Sagrado de Birmania se consagra BEST IN SHOW en “Le Cercle du Chat de Birmanie et Persian Colorpoint Show”.

En esta década ya era una raza bien establecida en Francia y Alemania y se reconocen por las organizaciones oficiales correspondientes en Inglaterra y USA.

1984

Entran los primeros Sagrados de Birmania a la Argentina provenientes de Brasil y Holanda y se funda el primer criadero de la raza en nuestro país “Shwe Daggon Cattery” propiedad del Sr. Cedres Rodríguez, hoy desaparecido.

La leyenda del Gato Sagrado de Birmania


En un templo construido en la ladera del monte Lingh, vivía el sagrado sacerdote Kittah Mun-Ha, gran lama sagrado de los sagrados, al cual el Dios Song Hio mismo había trenzado su barba

dorada. Cada minuto, cada pensamiento de su vida estaban dedicados a la adoración, contemplación y al servicio de Tsun Kyan-Kse, la Diosa de ojos zafiros, que preside la transmigración de las almas, que permite a los Kittahs, cuando mueren, transformarse en un animal sagrado y vivir su vida antes de retornar en un cuerpo aureolado con la perfección total y sagrada de los sacerdotes. Cerca de él meditaba Sinh, su querido oráculo, un gato totalmente blanco con ojos amarillos debido al reflejo de la barba dorada de su maestro y del cuerpo dorado de la diosa con ojos color del cielo. Sinh tenía las orejas, el hocico, la cola y las extremidades oscuras como el color de la tierra, marca de las manchas e impurezas de todo lo que toca o puede tocar la tierra.

Una noche, la malévola luna permitió a los asesinos Phoums de Siam acercarse al lugar sagrado. El Gran Sacerdote Mun-Ha murió tranquilamente, con su gato divino al lado bajo la mirada desesperada de todos los Kittahs… Fue entonces cuando ocurrió el milagro -el único milagro de transmigración inmediata: en un salto, Sinh estaba en el trono dorado y se sentó en la cabeza de su sabio maestro que por primera vez no miraba la Diosa. Al quedarse quieto como una estatua, se vio como los pelos blancos de su manto tomaban de repente un color dorado. Sus ojos amarillos tomaron el color azul profundo de los ojos de la Diosa. Al girar con suavidad su cabeza hacia la puerta sur, sus cuatro patas que tocaban la cabeza tomaron un color blanco deslumbrador. Los Kittahs obedeciendo esta mirada llena de luz y serenidad, se apuraron en cerrar las pesadas puertas de bronce.

El templo fue salvado de la profanación y del saqueo. Sinh, sin embargo, no dejo el trono y al séptimo día, sin haberse movido, mirando la Diosa a los ojos murió -misterioso y hierático, llevando a Tsun Kyan-Kse el alma de Mun-Ha demasiado perfecta para vivir en la tierra.

Y cuando la asamblea de los sacerdotes consulto ante la estatua sobre la sucesión de Mun-Ha, todos los gatos del templo aparecieron, vestidos de oro y con guantes blancos, habiendo cambiado el color amarillo de sus ojos por el azul zafiro. En silencio rodearon al más joven de los Kittahs. De esta forma, el sucesor fue designado por voluntad de la Diosa.

La leyenda dice que cuando muere un sacerdote, su alma se transmigra en el cuerpo de un gato y a la muerte de este, la transición del alma al cielo se cumplió. Y de acuerdo al mayor Russel Gordon: “Cuidado al que mata algunos de estos maravillosos gatos, aún sin quererlo. Sufrirá los tormentos más crueles hasta que se hay sosegado el alma atormentada”.